Sangre en el diván - Ibéyise Pacheco

·
Edmundo Chirinos, reconocido psiquiatra de trayectoria pública, es acusado por el asesinato de Roxana Vargas. Ibéyise Pacheco tuvo la oportunidad de entrevistar en numerosas ocasiones a los implicados y relacionados con el caso, y en especial al doctor Chirinos. Con la acuciosidad de la periodista incisiva que es Ibéyise, el juicio será el escenario de partida de este profundo trabajo de investigación que construye y da cuenta de la personalidad enigmática de Chirinos, la truculencia del caso, los testimonios dramáticos de las víctimas, los archivos de la fiscalía, y en grado mayor los encuentros con el doctor en los que la periodista interroga, deja hablar, persuade, y en ese forcejeo se revela la retorcida y decadente brillantez del doctor.
Ibéyise no elude las escenas más crudas, deja que lo explícito se muestre y mientras, como telón de fondo, un acercamiento al carácter nacional, quizás dislocado, quebrado psíquicamente. El estilo de Ibéyise es preciso, apunta al dato, no deja cabos sueltos y resuelve en la sentencia el suspenso de reportaje que deviene relato.

Este libro me lo regalaron hace un tiempo y lo leí hace un tiempo por igual. Estoy acostumbrada a leer novelas de ficción por lo que con este híbrido de narraciones pise supongo que nuevos terrenos. Pero antes de dar mi opinión debo localizar un poco acerca del cómo surgió todo el caso de Chirinos.

Edmundo Chirinos fue un psiquiatra venezolano de gran reputación por la cantidad de estudios que tuvo y cargos que desempeñó (no sólo trabajó en la medicina, sino también como político –se postuló para presidente de Venezuela- y fue rector de la UCV –una de las más importantes universidades del país-). El escándalo inició cuando el cuerpo de su ex paciente Roxana Vargas fue encontrado en 2008. La joven de 20 años y el psiquiatra de 73 mantuvieron una relación informal. Así es como a Chirinos es el principal sospechoso de su muerte, prueba tras prueba se van revelando hasta que se comprueba que él es el culpable. 

No sólo fue lo del asesinato, gran parte de la conmoción se debe a que el doctor usaba sus curas del sueño para violar a muchas de sus pacientes. 1200 fotografías y videos de mujeres desnudas fueron encontradas en su oficina, pero ninguna de estas mujeres dijo algo por temor al dinero y reputación de Edmundo.

Vaya que me extendí. Pero era necesario explicarlo. Ahora, apartándome de la trágica historia debo decir que estoy completamente decepcionada con este libro. Perdí la cuenta de las tantas veces que mis profesores lo recomendaron, recomendaron el trabajo de la periodista de sucesos Ibéyise Pacheco. Supongo que su fuente la debe de trabajar bien porque leí fragmentos cortos buenos, sin embargo, como libro en conjunto falla terroríficamente.

El libro no tiene consistencia, el primer error es su estructura. La historia se divide en 1. En los relatos a lo novela policíaca de lo que “supuestamente pasó” 2. En las entrevistas acerca de lo que piensan del caso varios expertos (muchísimas transcripciones no exclusivas).La redacción deja mucho que desear, no sólo porque es burda y hay faltas sintácticas, sino también porque sentí en varias oportunidades que se fue hacia lo cursi, nos querían conmover con la subjetividad de la escritora. Repetición e incoherencia a montón. 

También me resultó doloroso la incompetencia de absolutamente todos los personajes en este libro. Ignorancia, estupidez, negligencia, era impresionante ¿eso fue por qué Pacheco escribió mal o por qué de verdad todos eran así? Parte y parte, un buen redactor hace pasable la idiotez de sus personajes. 

De más está decir que Roxana (según el libro, y entiendo que fue terrible lo que le sucedió) era una muchacha inestable e inmadura, y que Chirinos era un egocéntrico carente de ética. Pero ¿de verdad eran así ? Pienso que quizás detrás de Roxana había algo más inteligencia, o que según las entrevistas y carrera de Chirinos hubo más inteligencia. No obstante, los dos fueron pintados como bueno…

Tampoco quiero desestimar de todo el libro porque al final de cuentas muestra el tipo de investigación al que todo periodista venezolano debería animarse. Por igual deja para la historia este caso que pudo ser olvidado mucho tiempo atrás.

Por cierto, en Venezuela están obsesionados con los libros de este tipo (el top de ventas está casi siempre encabezado por estos). Mientras más famosa o macabra sea la muerte de la persona involucrada mejor… y no sé qué decir acerca de esto, tal vez eso hable mucho de nosotros.

4/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vintage© por Belén Vieparoles :: Plantilla optimizada para Mozila y Chrome :: 2012