¿Por qué Candy Crush es tan adictivo?

· 8 comentarios

Si tienes acceso al internet DEBES saber qué es el Candy Crush, este jueguito ha atrapado a quien se atreva a jugarlo aunque sea una vez por "curiosidad". Una vez superada a la asesina del gato te percatas de que no hay motivo para no jugar un nivel más y así hasta que te fijas en la hora del reloj.

Supongo que si voy hablar sobre el juego debería comentarles algo sobre cómo me ha afectado a mí. Sin embargo, no ha sido nada del otro mundo, apeste en él y había que esperar mucho para jugar otra vez, eso sumado a que ni muerta voy a pagar por un jueguito y que tiendo a abandonar todo lo que comienzo, fin del juego.

Pero también sé que son muchos los conocidos que se han vuelto zombies por él, y que además algo que me ha dejado con la boca abierta es que por día genera más de medio millón de dolares. Gracias al artículo Candy Crush: Nueve razones para explicar por qué es tan adictivo del portal de La República sabremos un poco más acerca del tema.


¿Se encuentra usted entre aquellas personas que no pueden dejar de jugar, sin importar qué ocurra, Candy Crush , el puzzle más popular de la actualidad ? Puede que se haya vuelto un adicto, o simplemente es muy, muy aficionado. Esto no sería raro, pues se calcula que 1 de cada 23 usuarios de Facebook ha caído en sus garras. ¿O deberíamos decir dulces?

A propósito de este éxito, compartimos con ustedes nueve razones por las que este juego es adictivo. Todos los puntos fueron señalados en un artículo de TIME, llamado ‘Candy Crush: la ciencia detrás de nuestra adicción’ .

1.Te hace esperar
Cuando empiezas el juego, tienes un número limitado de vidas. Si pierdes todas, debes esperar 30 minutos para seguir jugando gratis. O, en su defecto, pagar. Pero el tema es que no puedes jugarlo todo el tiempo en todo momento, esto por el límite de vidas.

2. Pequeños momentos de complacencia
Eventualmente, cuando el jugador hace algo bien, escuchará frases pre grabadas que dicen “sweet” (dulce) o “delicious” (delicioso) que sirven a modo de recompensas, algo esencial para que se vuelva adictivo.

3. Puede jugarse con una mano
Los íconos se crearon de modo que el jugador pueda hacer otras cosas mientras “revienta caramelos”, sea lavarse los dientes, beber, etc.

4. Siempre hay más
Cada dos semanas los desarrolladores agregan más niveles, lo cual asegura diversión para los jugadores extremos.

5. Puedes jugarlo gratis
Más del 60% de jugadores que llegó al nivel más reciente al cierre del artículo de Time (544) no pagaron nada por estar allí. Para quienes desean pagar el proceso es sencillo.

6. Se conecta con nuestro niño interior
Esto lo consigue por los gráficos de dulces y colores brillantes.

7. Es social
Se puede conectar con redes sociales, donde las competencias entre amigos son comunes.

8. Es un escape
Si se tiene en cuenta que la mayor parte de jugadores quiere distraerse de algo, Candy Crush es un buen relajante por su música alegre.

9. Crece contigo
El ejemplo claro de esto es el nivel 65, uno de los más complicados, y para algunos imposible; cuya dificultad se redujo solo un poco a petición de los usuarios.

Y `para documentarnos más acerca del CC: "Candy Crush: la ciencia tras la adicción".


El show de Truman

· 11 comentarios

Desde hace no sé cuánto deseaba ver El show de Truman. Al ser una película noventera era difícil encontrarla por la televisión aún en los maratones del mediodía en los domingos no la encontraba. Hasta que un día me topé con ella por internet y me dije ¡bah que tanto! Tenía pensado unir mi opinión de ella a uno de los maratones de películas pero me gustó tanto que tenía que darle una entrada completa.

 Sinopsis
Truman Burbank es un hombre corriente y algo ingenuo que ha vivido toda su vida en uno de esos pueblos donde nunca pasa nada. Sin embargo, de repente, unos extraños sucesos le hacen sospechar que algo anormal está ocurriendo. Todos sus amigos son actores, toda su ciudad es un plató, toda su vida está siendo filmada y emitida como el reality más ambicioso de la historia.

The Truman Show (en España, El show de Truman (una vida en directo); en Hispanoamérica, La historia de una vida) es una película estadounidense dirigida por Peter Weir con Jim Carrey y Ed Harris como actores principales. Estrenada en 1998, la película tuvo tres candidaturas a los Oscar: al mejor director, al mejor actor de reparto (Ed Harris), y al mejor guión original.

 "The Truman Show" es un reality que se transmite las 24 horas del día desde hace casi ya tres décadas. Gira en torno a la vida de Truman, toda su vida ha sido transmitida por tv a millones de persones, desde su nacimiento hasta su estable vida en la actualidad como un hombre casado y con una rutina de cuento de hadas. Pero lo que hace especial este reality es que Truman no tiene ni idea de que es la cara más conocida en el mundo. La ciudad en donde vive (Seaheaven) es una farsa ya que es completamente controlada por un equipo técnico y por supuesto por el gran director Christof. Nada en el lugar es verdadero o espontáneo, las personas de la ciudad son extras incluyendo a su esposa, mejor amigo y padres.

Aunque nos podrían haber mostrado que estamos frente a un programa de televisión llegando al final, se optó por enseñarle al público desde el comienzo a lo que se iban a enfrentar, esto lo hace aun más interesante porque de vez en cuando vemos cual es la reacción de los televidentes hacia el show, su impacto y cómo se maneja una producción de tal magnitud. Evidentemente nos hacemos muchas preguntas acerca de ¿cómo se puede mantener en una mentira a alguien durante tanto tiempo? y es que aunque hilarante, posee sentido, a Truman lo han manipulado desde su niñez, por ejemplo nunca ha querido salir de la isla de Seaheaven porque de niño vio morir supuestamente ahogado a su padre; también el como le metieron por los ojos a su esposa Meryl (de lo más cómico), su empleo, sus rutinas. Truman vive en un mundo feliz y perfecto sin maldad o desgracias (bueno la única fue necesaria) y Christof justifica la vida de Truman con que  él es la inspiración y alegría de tantas personas a nivel mundial. 

Y de la misma forma lo perciben los extras, el equipo técnico, la audiencia pero Truman no sabe de esto, lo que conoce es mentira tras mentira ¿de verdad es justo permanecer en esta situación sin tener opción a escoger otra? El concepto del Gran Hermano que cumple Christof está implícito en la idea, al igual que su querencia al representar el papel de Dios, él hace y deshace en este mundo hasta que Truman comienza a darse cuanta de la verdad gracias a pequeños errores que antes tal vez por su conformidad no había notado.

 Esta película es de 1998 y como sabrán para ese entonces los realitys no eran las minas de oro que son hoy en día. En un tiempo en donde no cualquier random podía tener un programa sobre su vida, el Show de Truman llega a ser casi en cierto modo un profeta. También algo que valoré  fue el trabajo de síntesis, en un poco más que hora y media podemos saber lo por menores del mundo creado por Christof para Truman. Con respecto a las actuaciones, Jim Carrey posee este estereotipo del payaso de la pantalla, la mayoría de sus películas son basadas en comedia sin razón de ser, es por esto que el film obtiene más valor y es que la interpretación de Truman le queda como anillo al dedo, él no es más que un simple producto del marketing, y aunque Carrey fue bien recibido; quien captó mi atención al instante fue Ed Harris en su papel del falso dios.


Una critica a la curiosidad humana y al voyerismo pero a la vez una película nada pesada, divertida y triste al mismo tiempo. No soy de las que ve una película una y otra vez  pero El Show de Truman es una de esas que vale la pena ver  muchas veces en la vida. 

Muy recomendada.

Serie Highland Pleasures - Jennifer Ashley

· 0 comentarios

Soy una adicta a la romántica histórica, la adoro pero por lapsos, me explico para que me entiendan más o menos. Te puedo puedo leer cinco novelas del género pero si voy por la sexta automáticamente se me revuelve el estomago y me digo: "¡No más! ¡nunca más voy a leer estas novelas! ¡son denigrantes! ¡todos son una cuerda de vagos que se esconden tras sus títulos! ¡cuánta superficialidad!". Pero luego de un mes ya me puedes encontrar leyendo de nuevo romántica histórica. . . no lo sé, es una adicción.

En esta ocasión he tenido la oportunidad de leer la serie Highland Pleasures de la autora Jennifer Ashley. La serie consta de cuatro libros cada uno dedicado al enamoramiento de uno de los hermanos MacKenzie quienes son ¿a qué no adivinan? escandalosos, millonarios, poderosos y con una reputación de mujeriegos. Una total sorpresa porque evidentemente es algo por completo innovador en este tipo de historias. En propias palabras de las sipnosis:
Año 1881. Te presentamos a la familia Mackenzie: rica, poderosa, peligrosa y excéntrica. Una dama no podía ser vista en su compañía sin que por ello quedase empañada su reputación. Rumores de violentas tragedias les rodea, de amantes, de oscuros apetitos, de escándalos que tienen alborotadas a Inglaterra y Escocia.
Sin embargo, me he enterado de que en 2013 salio otro libro de la serie el cual desconocía por completo. Su nombre es The seduction of Elliot McBride pero como no sabía de él, lo he pasado por alto y esta reseña hablará sólo de los cuatro primeros libros.

The Madness of Lord Ian MacKenzie (Highland Pleasures #1)
El hijo menor, Ian, conocido como El loco Mackenzie, ha pasado la mayor parte de su juventud en un manicomio, y todos están de acuerdo en que, sin duda, es raro. Además es duro y apuesto, y tiene debilidad por la cerámica Ming y las mujeres hermosas. Beth Ackerley, viuda, ha recibido recientemente una fortuna. Ha decido que no desea más penas en su vida. Su infancia no fue nada fácil; un padre alcohólico, que les condujo a un asilo para pobres; una madre frágil, a la que tuvo que cuidar hasta el día de su muerte; una quisquillosa dama, a la que tuvo que hacer compañía a todas horas. No, desea coger su dinero y encontrar un poco de paz, viajar, aprender arte, ponerse cómoda y recordar con cariño el breve, aunque feliz, matrimonio con su difunto esposo. Y entonces, Ian Mackenzie decide que es a ella a quien desea…

*Las portadas originales son una belleza (como la de la cabecera), las que están en español son horribles, pero colocaré las que están en español porque son las primeras que he encontrado.

Beth ha heredado recientemente una fortuna por ser la acompañante de una respetable dama sin familia. Ella que mantuvo este empleo por nueve años y quedo sorprendida con la decisión de su protectora,  pero no ha perdido tiempo y ya se ha comprometido. Este matrimonio no es por dinero (ya que le sobra ahora) ni por amor sino por estabilidad. Como mujer que estuvo casada por un año locamente enamorada hasta que su marido murió, piensa razonablemente que alguien no se puede enamorar dos veces, vivirá con su cree ella amable prometido y tendrá los hijos que siempre ha deseado.

Pero llega Ian McKenzie advirtiéndole acerca de la mala fama de su futuro esposo y de esta forma poniendo patas arriba su mundo. La atracción es inmediata por ello Beth está confundida y es que Ian no es un hombre fácil de comprender, esto sumado a que supuestamente está involucrado en un caso de asesinato, no hace más sencilla su relación.

Comencemos con Beth alguien a quien nunca llegue a entender del todo. Es millonaria e independiente sin embargo desea casarse para involucrarse en la prejuiciosa sociedad londinense. Además para ser una mujer que se la ha pasado toda su vida trabajando, es algo frustrante que sea tan vaga y desee ser dependiente de alguien (al casarse valdrá madre que hay sido ella la heredera). Sí, es buena y toda la cosa pero esperaba algo más de una mujer que paso por lo que ella pasó.

Lo que sí me gustó de Beth es que ella nunca olvido a su primer marido Thomas. Muchas veces en las novelas románticas (y todos sus subgéneros) el enamoramiento actual es el más grande tu vida, si es el primero nunca lo olvidas y si no lo es, olvidas al primero. En este caso aunque es obvio que se enamorará de Ian, ella guarda un lugar especial para Thomas y nunca, nunca llega a desvalorar lo que compartieron.

Ian ha sido mi personaje favorito, no es que salga físicamente del estereotipo porque Ian es guapo, macho y con influencia pero su toque especial es que el tiene el síndrome de Asperger (bueno, esto creo yo o bien puede ser algún tipo de autismo y aunque se lleguen a mostrar ciertas conductas por tratarse del siglo XVIII nunca se llega a darle un nombre). Como es diferente lo tildan de excéntrico y hasta loco, hecho que quien lo conoce lo cree  porque estuvo internado en un manicomio por su propio padre.

Beth e Ian se complementaran y ayudaran mutuamente. Una parte importante del trama es la ayuda de sus hermanos (protagonistas de los siguientes libros) por su apoyo incondicional hacia las dificultades de Ian, y por otro lado Fellows, un inspector obsesionado con hundirlo hacen de esta novela una historia entretenida y seductora.

6.9/10

 Lady Isabella's Scandalous Marriage (Highland Pleasures #2)
Seis años antes, lady Isabella Scranton escandalizó a sus dieciocho años a todo Londres huyendo para casarse la noche de su baile debut con el célebre libertino lord Mac Mackenzie. Después de tres años turbulentos de matrimonio, escandalizó de nuevo a la sociedad… en esta ocasión al abandonarle.Ahora, el reformado Mac ha regresado y quiere una cosa: que Isabella vuelva de nuevo a vida, a su casa y a su cama. Está dispuesto a hacer lo que sea necesario, a poner en práctica cualquier juego, con tal de recuperarla. Isabella se resiste, pero cuando accede a posar para un cuadro erótico en el que Mac ha estado trabajando, se da cuenta de que su cuerpo no ha dejado de desear las carias expertas de su esposo. Mac está decidido a demostrarle que es un hombre cambiado, pero los años pasados sin ella no han hecho más que aumentar su deseo por ella. Cuando un hábil falsificador con los diseños de los cuadros de Mac se acerca peligrosamente, Mac se erige en el protector de Isabella y jura no dejarla jamás, le guste o no a su independiente dama.

A Isabella la pudimos conocer en la anterior novela al igual que a Mac. Ellos se casaron hacen seis años pero por el alcoholismo de Mac, Isabella lo abandona a los tres años de casados. Han pasado los otros tres y Mac no consigue encontrarle un sentido a su vida sin Isabella en ella. Él que es pintor no encuentra inspiración y aunque ha cambiado sus hábitos Isabella se resiste a volver.

Inspirados por la milagrosa unión de Ian y Beth,  las chispas comienzan a saltar y más cuando Isabella descubre a un misteriosos hombre que falsifica las obras de Mac. El impostor poco a poco querrá suplantar a Mac y tener todo lo que le pertenece.

Tenía planeado acabar con la serie al leer solamente el primer libro pero me gustó tanto Ian que era necesario continuar, además de que es increíble el sentido de familia que trae la historia. Peeeero El escandaloso matrimonio de Lady Isabella me fastidió a niveles insospechados. Peleas y peleas, conciliación y peleas, quede bastante decepcionada. Isabella no llego a convencerme, es muy "orgullosa" pero prefiere suicidarse antes de trabajar (una dama no puede trabajar eso es de baja categoría) así que prefiere seguir siendo mantenida por un hombre que "odia"; y Mac no se queda atrás, usualmente estos protagonistas tarabajan administrando sus bienes y bla, bla, pero Mac se dedicaba a beber, ahora a pintar y no cobrar por sus pinturas osea que no mueve ni un dedo. Deplorable.

4/10

Vintage© por Belén Vieparoles :: Plantilla optimizada para Mozila y Chrome :: 2012