Placeres culpables en la literatura

· 0 comentarios


Todos tenemos gustos. Algunos nos hacen sentir orgullosos, los difundimos en nuestros círculos de lectura y con cualquiera que nos pregunte, pero por otro lado existen gustos de los cuales hay que hacer varias aclaratorias. Para comenzar, cada vez que vas a admitir que te gusta esto siempre debes agregarle un "Sonará tonto pero..." o un "Es mi placer culpable". Y sí, se hablará de los placeres culpables en la literatura.

Cada quien es libre de leer lo que quiera, eso está más que claro pero también hay que admitir que algunas veces  llegamos a cuestionar nuestros propios gustos por ser vergonzosos en sí. Pero al mismo tiempo es inevitable no caer en ellos, porque te da gusto y disfrutas de su lectura. 

¿Disfrutar de ellos está mal? Para nada, por algo te entretienen y te divierten. Lo mejor es tomarse a la ligera este tópico y emplearlo para desligarse de la realidad o de las complicaciones del día a día. En lo personal, recurro a ellos cuando no quiero pensar mucho o analizar lo que leeré, también cuando necesito una distracción rápida. 

Yo tengo varios de ellos, la lista no ha hecho más que extenderse a través de los años. Lo mejor, es que creo que nunca me cansan, y puede que lo haga momentáneamente, pero luego de unos meses vuelvo a ellos. En general, se trata de ciertas situaciones dentro de varios géneros, en especial el romance. Sinceramente aquí ente nosotros todo es en el romance jaja. 

Estos son algunos de mis placeres culpables en la literatura:

La romántica histórica

Hace más de cinco años que leí Lo que el viento se llevó, y lo mucho que me gustó me sirvió para buscar historias similares. Pero en vez de enfocarme en novelas de la Guerra Civil, no, me fui a la Regencia en Inglaterra, y de allí no he podido salir. Es increíble la cantidad de libros que he leído con este tema, y lo peor es que ninguno se sale de la fórmula básica: gente con título nobiliario + protagonistas que no creen en el amor = novela que probablemente Paola lea. 

Lo peor es que ya he perdido la cuenta de todas las que he leído porque algunas son tan malas, que ni me preocupó de reseñarlas. Sin embargo, otras me llenan tanto el corazón de una manera tan ñoña que es difícil de explicar. No importa que lea la fórmula una y otra vez, siempre volveré a ella. De hecho, si me canso de alguna maratón, dejo de leer del tema por unos meses y luego pum.

Pero ¿por qué me gustan tanto? Creo que porque sé a la perfección con lo que me voy a encontrar, un amor real con un final feliz. Acá no hay espacios para horrores de gran magnitud por lo general, tampoco hay oportunidad de alguna infidelidad o esas situaciones que ponen en tela de juicio al amor. El romance es puro en su más sentido, y mi parte cursi se alimenta de este tipo de novelas.

Aunque, como en todo, las hay buenas, pasables y horrorosas. Para que una sea buena debe ser divertida y contar con protagonistas sensatos y directos. Mas otras veces ni lo uno, ni lo otro y me quedó preguntándome cuándo terminaré con este gusto.

Un excelente ejemplo es la saga Love by Number de Sarah MacLean.

Matrimonios por compromiso que terminan en amor

Si bien puede meterse en la categoría de arriba también, esto de los matrimonios por conveniencia me derrite aún más cuando se ubica en el presente. Sé que es algo vergonzoso pero eso de ver cómo dos personas que se ven obligadas a casarse van a desarrollando sentimientos uno por el otro, me trae muerta de amor.

Si se desprecian al inicio mucho mejor, mientras más culebrón sea la situación mejor, mucho mejor. 

Pero eso sí, la razón por la que se casen debe resultar creíble. Y ahora ustedes se preguntaran pero ¿quién se casa por obligación  en estos días sin ser idiota? Pues los que se casan para recibir herencias millonarias, residencias, la aceptación de la familia. Ajá, por algo el tema es sobre placeres vergonzosos.

Si también se llega a la sub trama del embarazo, nada para unir mejor a una pareja que un embarazo sorpresa. Eso sí, hay que tener cuidado con que no sea una de esas novelas que traten el tema de modo realista, que si le metemos el factor de realismo quizás nos topemos con una madre soltera. Y eso no es nada romántico, aunque sí muy realista, la verdad.

Ejemplo de esto está en El Contrato de Catherine Bybee.

Maratón de peliculas XXI

· 1 comentarios

¡Hola a todos! Primero que nada, sé de sobra que he estado lejos del blog por casi dos meses, y también sé que suena a mucho tiempo pero no sólo me fui de viaje de vacaciones, sino que continué trabajado durante esas vacaciones. ¡Yeah vida de adultos, espectacular y maravillosa! 

En cuanto al blog, sí debo confesar que por lo menos tuve bastante tiempo para ver películas que deseaba ver desde hace meses o hasta años. También vi varias series aquí y allá, no leí tanto lo admito. Sin embargo, me excusaré tras la aclaración de que necesitaba entretenimiento fácil y que no cansase mi pobre y débil vista. 

Por ello, tengo planeadas una nueva serie de entradas para revivir este blog finalmente (cofcofpordécimavezyacofcof). Y por supuesto, como siempre digo en los años que este espacio lleva vivo: "Me comprometo a leer más libros en lo que queda de año para hacer listas buenas de las mejores y peores lecturas".

Volviendo a lo de las películas, la verdad es que vi tantas que esta entrada que estoy a punto de escribir puede ser algo larga. Además me vi en la necesidad de dividirla en dos partes. La mayoría son de este año, y una que otra coleada por allí. En fin, acá algunas opiniones de ellas.


Wonder Woman (2017)

Wonder Woman
Antes de ser Wonder Woman (Gal Gadot) era Diana, princesa de las Amazonas, entrenada para ser una guerrera invencible. Diana fue criada en una isla paradisíaca protegida. Hasta que un día un piloto norteamericano (Chris Pine), que tiene un accidente y acaba en sus costas, le habla de un gran conflicto existente en el mundo [Primera Guerra Mundial]. Diana decide salir de la isla convencida de que puede detener la terrible amenaza. Mientras lucha junto a los hombres en la guerra que acabará con todas las guerras, Diana descubre todos sus poderes y su verdadero destino

No soy para nada fan de los superhéroes, es más si han podido leer alguna reseña de películas de este género por acá sabrán que me cuesta. Quiero creer que no soy amargada, pero es que la mayoría del tiempo dejan poco que desear. Como sabrán la Mujer Maravilla creo un revuelo asombroso, hasta fue el disfraz por excelencia de este Halloween, y aunque un poco tarde, pude disfrutar de la película de Diana.

Es sencillo, me gustó. Y yo sé que no se arriesga en exceso con la trama o que los efectos no son nada del otro mundo, sin embargo, las historias  ambientadas en las guerras mundiales me gustan por lo general. A eso agregenle escenarios asombrosos, y a unos preciosos Gal Gadot y Chris Pine y ¡pam! ya me ganaron.

En lo general es bastante entretenida, el tiempo que dura se va rápido, las escenas de acción son dinámicas y bien llevadas a cabo, además el OST le brinda un toque especial. El final me encantó porque llevo como 33545474745 películas de Marvel con sus protas comiendo perdices, y no, los superhéroes deben sufrir como los policías o los psiquiatras de ficción, punto.

Pero tampoco fui ciega, ese villano deja mucho que desear, la extrema inocencia de Diana también y ni qué hablar del último acto de compasión de nuestra Wonder Woman, ridículo. 

                            Iron Sky (2012)                         

Iron Sky
A finales de la Segunda Guerra Mundial un grupo de científicos nazis lanzaron un cohete en dirección a la cara oculta de la Luna. Una vez allí, establecieron un campamento secreto que les permitió recomponerse y formar un nuevo ejercito. 2018 es el año que han escogido para regresar a la Tierra, con una misión muy clara: dominar, de una vez por todas, a la Humanidad. La amenaza de un posible IV Reich todavía pervive en el subconsciente colectivo, y Timo Vuorensola ha decidido convertirla en materia prima de una comedia paródica y descacharrante. Creada por el equipo que realizó "Star Wreck: In the Pirkinning".

El premio WTF del año se lo lleva sin lugar a dudas esta película. Resulta que una madrugada finalice de ver una película cualquiera de la cual no recuerdo ni el nombre, y de pronto comienza Iron Sky, debido a los primeros minutos de una introducción interesante, me decidí por no cambiar el canal. Pero mi sorpresa fue cada vez mayor cuando me enteraba de qué iba la cosa: Nazis en la luna.

Como si fuese poco, estos nazis desean conquistar la tierra con la más obsoleta tecnología del siglo pasado, que de alguna forma le ha funcionado para sobrevivir en el lado oscuro de la luna por décadas. Obviamente, se trata de una parodia, pero soy poco capaz de asimilar los niveles de absurdez de este material.

Es evidente que no tiene ni pies ni cabeza, pero al ser una parodia se supone que aunque sea una sonrisa o un pensamiento mordaz te saque, no obstante, aparte de lo poco lógica que es es, dudo que posea algo de provecho. En definitiva, su fuerte está en dejarte con cara de desquiciado durante toda su duración.

Pero si Sharknado ha llegado a su quinta entrega ¿quién es uno para cortar las alas de Iron Sky? Ya en 2018 se estrenará Iron Sky: The Coming Race, y entre sus principales se encuentra Adolf Hitler y su mascota, un Tyrannosaurus. 

                           Your Name (2016)                      

Your Name
Taki y Mitsuha descubren un día que durante el sueño sus cuerpos se intercambian, y comienzan a comunicarse por medio de notas. A medida que consiguen superar torpemente un reto tras otro, se va creando entre los dos un vínculo que poco a poco se convierte en algo más romántico. 

Otro éxito de taquilla, muy comentada y toda la cuestión. Posee una preciosa animación, esos paisajes son de ensueño, eso nadie se lo quita, pero sinceramente la primera mitad de la película me aburrió mucho. Su inicio es tan cliché del género japonés del cambio cuerpo chico por chica, que fue difícil tomarle en serio, más allá de una animación bonita. 

Para mi pesar, la vi bastante tarde y casi me quedó dormida. No obstante, hacia la mitad se revela la sorpresa y los motivos de los tantos elogios ganados por la críticas. Mi cara cuando me enteré por donde iba la cosa fue del tipo "sería genial que pasará es... ¡espera! ¡está pasando!" Y para mi felicidad, la idea fue bien desarrollada y planteada. En definitiva, amo las alteraciones del tiempo japonesas, amor infinito para ellas.

Aviadores: los caballeros del aire de la Batalla de Inglaterra - Alex Kershaw

· 1 comentarios

Título Original: The Few: The American "Knights of the Air" Who Risked Everything to Fight in the Battle of Britain
Autor:  Alex Kershaw
Género: Histórico
Año: 2006

Mucho antes de que Estados Unidos entrara en la Segunda Guerra Mundial, un puñado de pilotos norteamericanos se unieron a los escuadrones de combate de la RAF británica. Estos pocos hombres, a diferencia de otras iniciativas apoyadas tácitamente por el gobierno de Washington, se alistaron individualmente y fueron unos adelantados, pues lucharon a los mandos de sus Spitfires desde mayo de 1940, cuando el Reino Unido combatía en solitario la amenaza nazi y sus días parecían contados. Idealistas y aventureros, los pilotos desoyeron todas las declaraciones de neutralidad del gobierno estadounidense movidos por una mezcla de repugnancia moral hacia el nazismo y una fascinación por el combate aéreo en una época en que aún tenía un halo de leyenda. Repartidos individualmente o por parejas en los distintos escuadrones, cada uno vivió su propia historia, que Kershaw logra introducir magistralmente en el marco global dela dramática Batalla de Inglaterra. A través de los retratos individuales conocemos la extraordinaria vida que llevaban en las cabinas, en los escuadrones y en Inglaterra, y el heroísmo de estos pilotos, de los que solo uno sobrevivió a la guerra que contribuyeron decisivamente a ganar.

Tenía bastante rato sin ir con un libro histórico, por lo que estaba algo oxidada con este tipo de lectura, pero una vez inicié me vi envuelta en su trama. Seguimos las desventuras de tres pilotos estadounidenses que desafían la norma de neutralidad decretada en 1939 por su gobierno durante la Segunda Guerra Mundial. Según ella ningún estadounidense podía alistarse en ninguna fuerza militar extranjera para el combate contra la Alemania Nazi y sus aliados.

Pero estos tres hombres con ansias de surcar el cielo: Eugene Tobin, Andy Mamedoff y Shorty Keough, lo arriesgan todo para combatir en tierra extranjera. A lo largo del desarrollo conocemos a otros aviadores de distintas nacionalidades, además de expandir los relatos acaerca de otros pilotos estadounidenses.

Primero, me sorprendió todo lo que tuvieron que atravesar los tres principales para poder participar en una guerra hasta los momentos “ajena”. Realmente curioso como mientras  millones se desplazaban para huir de los nazis, ellos iban contra viento y marea a su encuentro.

Tambien me ayudó a conocer un año de la historia que no conocía por completo, y una vez terminado me dejó con ansias por saber cómo seguiría desrrollándose los acontencimientos por medio de este autor.

Pero el gran inconveniente que tengo es que, aunque yo sé que está basado en la realidad, a quienes seguimos no son los más activos o trascendentes en el conflicto por más de la mitad del libro, e incluso siento que su apogeo no fue el mayor, si nos basamos en cómo se nos cuenta. Sin embargo, es en realidad  algo que no se puede cambiar.

Y al final, por supuesto, uno se siente algo triste, es decir, estás allí juzgando un libro pero esta gente realmente murió en un conflicto sangriento e imborrable de la conciencia de la humanidad.

6/10
Vintage© por Belén Vieparoles :: Plantilla optimizada para Mozila y Chrome :: 2012