¿Qué pasa con El Blog de Paopayu?

· 1 comentarios
Estamos en mayo, a tan sólo unos escasos días para que estemos a mitad de año. Otra vez a mitad de año y como podrán ver en los archivos del blog, apenas he escrito en el blog en todo el año. No publique en enero, lo cual justificaré como un mes de descanso, y no es como si enero es mi mes más activo en el blog de todas formas. Luego no escribí nada en febrero, lo cual es justificable porque en ese mes casi que mis únicos espacios para descansar consistían en mis trayectos en bus de un lugar a otro.

En marzo, volví, pero no con tanta fuerza como había esperado o deseado, unas tres entradas. En abril las cosas mejoraron un poco, un poquitín. Y llegamos a Mayo que lamentablemente no siguió el ejemplo de abril. Es muy problable que esta sea la última o penultima entrada del mes. ¿Por qué? ¿Quiero dejar de publicar y cerrar este blog?

La respuesta es NO.

Es simple, y siento que lo repito una y otra vez. Algunas veces la vida te llena de nuevas responsabilidades, y de pronto sientes y te das cuenta que necesitas, deseas y debes descansar. Soy una persona muy tranquila saben, me gusta estar tirada en mi cama y leer, o escribir en papel y a lápicero, nada de computadoras (suficiente de ella en el trabajo y estudios), ver televisión, o yo qué sé.

Pero tampoco eso quiere decir que dejarás de un lado todo el trabajo que tienes en tu blog, y que de hecho nunca dejé por completo puesto que estaba pendiente de sus comentarios. Lo único que esperas es inspiración.

Un blog como éste, que no me trae ningún tipo de ganancia monetaria, y es un pasatiempo en su totalidad, sigue gracias a las ganas que me nacen para seguir escribiendo. Cuando esas ganas se van y no hay motivación, ya no hay nada.

La cuestión es que, tras una plática con amigo, creo que ha vuelto dicha inspiración, y por ello estaré escribiendo varias entradas que estaré publicando en junio, y quizás julio. Espero seguir esta vez con la marcha del blog. 

¡Un fuerte abrazo!


Spotlight (2015)

· 0 comentarios
  Título original: Spotlight
Año: 2015
Duración: 121 min.
País: Estados Unidos
Director: Thomas McCarthy
En 2002, un equipo de reporteros de investigación del Boston Globe destapó los escándalos de pederastia cometidos durante décadas por curas de Massachussets. La publicación de estos hechos, que la archidiócesis de Boston intentó ocultar, sacudió a la Iglesia Católica como institución.
"'Spotlight' es un triunfo del cine, de la escritura, de los derechos civiles, del periodismo, del trabajo. (...) la película es una guía profesional y moral sobre el ejercicio de nuestro trabajo. El de cualquiera." 

Javier Ocaña: Diario El País 

Había escuchado mucho de esta película, y cómo no hacerlo si ganó como mejor película en la última gala de los Oscar. Pero no tenía un particular interés por ella, hasta que un profesor nos pidió verla y aparte no era una opción no prestarle atención puesto que habría que entregar una reseña sobre el tema. 

Aprovechando, mataré dos pájaros de un tiro, y por supuesto reviviré el blog. Por cierto, lamento no haber posteado tanto en este año, y no es únicamente que me faltaba algo de inspiración sino que la situación en Venezuela no está fácil para nada.
 

La película estadounidense Spotlight retrata como el periodismo de investigación puede ser el detonador de un cambio en la sociedad. Los hechos que originaron la historia principal se dieron en Massachusetts en 2001 cuando el abogado Mitchell Garabedian publica en una columna en el periódico Boston Globe que el arzobispo de Boston, Bernard Law, conocía que el sacerdote John Geoghan abusaba de niños pero lo ayudó a esconder para mantener la imagen de la iglesia católica en la ciudad de Boston.

Tan sólo esta pequeña y al parecer prescindible información, le vale al nuevo editor del periódico Marty Baron para encomendar un trabajo de investigación a la unidad de Spotlight. Al principio los periodistas no creen que el tema, merezca un enfoque a fondo pero al iniciar la búsqueda de la información, los datos que van descubriendo los hace comprometerse.

A medida que la película avanza podemos ser testigos de las enormes dificultades que se interpusieron en este trabajo periodístico, desde la resistencia de los testigos a declarar por temor, vergüenza o miedo, hasta las presiones por parte de una institución de tal magnitud como lo es la iglesia católica. ¿Spotlight logrará mediante el periodismo de investigación revelar una verdad que aparentemente todos sabían pero nadie quería decir en voz alta?


Ver cómo se recolecta la información, y estar al tanto de que fue una historia de la vida real es apasionante y emocionante. En definitiva es una buena película, pero creo que para un público en determinado. Primero, es algo larga y lenta, y segundo, es un poco fría.

Con fría me refiero a que la película retrata la labor de los periodistas y no pretende ser una película basada en los abusos a las víctimas, sin embargo, nunca vemos un aspecto personal de los periodistas y por ello como espectadores no sentimos alguna empatía con los protagonistas (hecho que encuentro totalmente excusable puesto que es un trabajo la misión encomendada). Ahora es una película correctamente política, y en lo personal considero que muy educativa.

5 cosas que el lector jura nunca más hacer

· 5 comentarios

Como lectores aprendemos con cada libro nuevo cuáles mañas no contribuyen en tu rutina de lectura ideal, no obstante, por una que otra razón al comienzo de cada libro puede que lo estemos repitiendo otra vez. Ajá, exactamente eso que juraste mil veces no volver a hacer ¡sorpresa! LO HAS HECHO.

Lo que sucede es que podemos llegar a ser débiles en nuestros propósitos, por ejemplo, cuando dices que vas a hacer dieta este año sí, o que vas a ahorrar determinada cantidad de dinero para comprar... Somos humanos después de todo.

La siguiente lista es bastante general y por lo que he leído en muchos blogs literarios, sus autores piensas de una forma similar a la mía, así que espero se sientan identificados, y sobretodo escojan un ítem de la lista y se comprometan a no seguir realizando esto.

1. No comprar un libro por su portada


Lo más probable es que termines con una expresión similar a la de arriba al comprar un libro por su portada sin importante la trama, que haya sido criticado por medio mundo y que la o el vendedor de la tienda te mire con cara de "pobresito". Y es que las portadas hermosas son un soplo de aire fresco, se ven tan lindas en la biblioteca, provoca hacer miles de book tags con ellas y presumirlas, ajá pero ¿luego qué si es un libro muy pero muy malo?

2. Terminar de leer todos los libros pendientes antes de comprar uno nuevo


Yo escucho mucho eso de "¿para qué vas a comprar más libros si no has leído ese montón que tienes allá?". Es cierto, es de lógica simple y sencilla, lo más sensato que podría hacer sería terminar de leer todos los libros que tengo en la biblioteca, y por el momento invertir mi dinero en algo de más utilidad. Pero, otra vez, no es una tarea nivel 1. También aplica para las listas de lecturas.

3. Nunca más madrugar leyendo


Por más placentero que te parezca saber qué hay más allá de ese interesante capítulo... recuerda que a no ser que sea un fin de semana, o vacaciones, hay una vida que te espera probablemente a primera hora de la mañana. El cansancio y esa sensación de no haberle dado a tu cuerpo la suficiente cama que necesitaba te hacen sentir devastado, claro que se nos olvida una y otra vez.

4. Ser menos amargada/exigente con los libros en general


Esto es algo personal, y el único punto que no sé si comparta con ustedes. Cuando uno lee una historia espera distraerse de la realidad y bla, bla, ya saben pasar un buen rato, aprender algo nuevo, reír, llorar, etc. ¿pero qué sucede cuando no puedes parar de criticar cada aspecto o defecto de una novela? Primero, te amargas el rato destruyendo la historia, a los personajes, al autor y hasta a la editorial, segundo, te sientes como la persona con la mayor mala suerte y gusto del mundo literario. No debería ser así obviamente.

5. Dejar de acercarte a ese autor/género el cual detestas


"Leí tal libro de tal x autor, y es una vergüenza total, ¿cómo siquiera pudo ser publicado?" (tres meses después). "Tal x autor sacó un nuevo libro no se ve tan mal, démosle otra oportunidad". No es que diga que no haya finales felices en situaciones así, pero si te repugnó la pluma de dicho escritor es muy pero muy complicado que sus otros trabajos te gusten. Se aplica también en el caso de los géneros, por ejemplo, si odias la romántica histórica, será harina de otro costal que te llegue agradar una novela con este tema.


Como el punto cuatro me lo he tomado personal, será lo que prometo intentar no volver a hacer... mucho... es que hay que tener altos estándares jaja. ¿Y ustedes cuál punto se deciden a no hacer más?


Vintage© por Belén Vieparoles :: Plantilla optimizada para Mozila y Chrome :: 2012