¿Cómo cuidar correctamente tus pies?

·

Cuidamos muchas partes de nuestro cuerpo, pero cuántos de ustedes cuida con especial atención sus pies. En caso de que sea así no me refiero a ustedes sino a aquellas personas que no los cuidan con gran detalle (entre las que me incluyo). Con el artículo ¿Cómo cuidar correctamente tus pies? de Mejor con Salud aprenderemos un poco más del tema.

Los pies son una de las partes de nuestro cuerpo que solemos cuidar menos. En realidad, muy pocas veces nos preocupamos por ellos. Es así que te ayudas a contestar la pregunta de ¿cómo cuidar correctamente tus pies? Evidentemente, las mujeres son las que más atención les prestan.

Por esta razón, en muchos sitios se ofrecen el famoso pedicure, un tratamiento cosmético que pretende embellecer los pies. Sin embargo, este tipo de cuidados no se pueden realizar todos los días ya que generalmente son caros e incluso riesgosos. Al respecto, es muy importante que los instrumentos que se utilicen estén esterilizados y bien cuidados. De lo contrario se corre el riesgo de contraer enfermedades e infecciones, como hongos.


En realidad, lo mejor es cuidar continuamente nuestros pies. De esta manera los mantendremos saludables, además de que lucirán hermosos. En este sentido existen distintos remedios o consejos son muy fáciles de llevar a cabo, además de que en general no nos obligan a gastar grandes cantidades de dinero. Por si fuera poco, estaremos seguros y tranquilos ya que no nos expondremos a posibles infecciones. Sin embargo, es importante recordar que siempre es recomendable visitar a un especialista para que nos revise nuestros pies y detecta algunos promedios que podamos tener. Además, seguramente nos podrán dar algunos consejos.

A continuación te presentamos entonces algunos consejos que te ayudarán a cuidar tus pies y mantenerlos saludables. Ponlos en práctica y verás los resultados muy pronto. Recuerda que uno pies bellos hablan muy bien de ti y tu salud.

Usar el calzado adecuado

Una de las recomendaciones más importantes es utilizar un calzado adecuado. Muchas personas no suele preocuparse por ello, por lo que generalmente escogen zapatos que no deberían usar. Lo mejor es optar por un calzado cómodo, amplio y que por lo tanto no apriete nuestros pies. Igualmente es importante no abusar de las zapatillas o calzado deportivo, ya que los materiales con los que suelen estar hechos fomentan en algunos casos la sudoración y el mal olor. Es así que se recomienda alternar su uso con zapatos casuales. Por último, tampoco se debe abusar de los tacones o calzado alto. Este puede causar serios daños a nuestros talones y a nuestra postura en general.

Elegir los mejores calcetines

Al igual que el tipo de calzado que se utilice, son muy importantes también los calcetines que estemos acostumbrados a usar. Se deben de evitar aquellas prendas apretadas o muy ajustadas y que sean de materiales sintéticos como el poliéster. Como bien se sabe, este tipo de material aumenta la sudoración y el mal olor, lo que puede fomentar la aparición de hongos. Lo mejor son los calcetines de algodón, los cuales absorben el sudor y permiten además que nuestros pies estén más frescos, secos y que respiren mejor.

Tener cuidado al andar descalzo

Para evitar lesiones e infecciones, no es recomendable caminar descalzo en lugares públicos donde suele pasar mucha gente. De hecho, esto no se recomienda ni siquiera en nuestras casas. Es mejor utilizar algún tipo de calzado de descanso como sandalias de baño o pantuflas. Otra práctica muy habitual que nos para nada buena es la de bañarse descalzo. En sitios públicos esto puede ser muy peligroso, ya que ocasiona en algunos casos que nuestros pies adquieran una infección u hongos. Como decíamos, es mejor usar sandalias de baño en todo momento.

Superficies que son buenas para nuestros pies

Contrario a lo anterior, una opción muy recomendable es andar descalzo en el pasto, la arena o sitios seguros. De esta forma ayudaremos a que nuestros piestengan una mejor circulación, además de que se sentirán libres y relajados, sin algo que los oprima. Incluso, algunas superficies ligeramente rugosas pueden darnos una sensación placentera, como si de un masaje se tratara.

Baños y masajes para los pies

Cuando nuestros pies se siente inflamados o cansados, existen diversos remedios que nos pueden ayudar. Lo mejor es sumergir nuestros pies en agua tibia o caliente mezclada con algún producto como lavanda o limón. Además de eso se pueden dar ligeros masajes que relajaran nuestros pies, además de que los desinflamaran y harán lucir mejor.

Usar productos cosméticos

Otra excelente recomendación es utilizar productos cosméticos que nos ayudaran a que nuestros pies se sientan y luzcan mejor. En este sentido, después de bañarnos debemos aplicar crema hidratante por todos nuestros pies, dando un ligero masaje. Es muy importante aplicar una mayor cantidad de crema en el talón, que suele ser una zona propicia para la aparición de durezas. Además se pueden usar otros productos como desodorantes o talcos que refrescan y mantienen secos nuestros pies. Sin embargo, es importante no abusar de estos últimos.

Quitar durezas

En el caso de que nuestros pies tengan durezas, lo mejor es utilizar alguna lima o piedra porosa que ayude a eliminarlas. De hecho, actualmente existen a la venta productos eléctricos que cumplen esa labor de manera más sencilla. Basta recordar que al usarlos se debe de tener cuidado, ya que un mal uso puede provocar heridas o lesiones.

Comprar plantillas

Las plantillas también son de gran ayuda a la hora de cuidar nuestros pies. Además de que corrigen nuestra postura, evitan lesiones o molestias. Existen de distinta calidad y precios, por lo que lo mejor es consultar a un especialista que nos dirá cuál es la mejor para nuestro caso.

Cuidar las uñas de los pies

Las uñas son una parte de nuestros pies a la cual también les debemos de prestar atención. En todo momento las uñas deben de estar cortas. De lo contrario podemos tener problemas con ellas, ya que algunas se suelen enterrar si es que no se les cuida. Como sabemos, una uña enterrada llega a ser muy molesta y dolorosa, evitándonos en algunas ocasiones poder caminar. Cortar las uñas periódicamente evitará eso, además de que les dará una mejor apariencia a nuestros pies.

Limpiar nuestros pies diariamente

Finalmente, por obvio que parezca, nuestros pies deben ser lavados diariamente durante el baño. Es muy importante no utilizar ningún tipo de fibra ya que esta puede dañar nuestra piel. Tan solo basta con utilizar las manos. Lo mejor es optar por un jabón neutro que no provoque resequedad. Por supuesto, al final debemos secar muy bien los pies con una toalla e incluso dejarlos al aire libre unos cuantos minutos. De esta manera evitaremos la aparición de hongos.


1 comentario:

Vintage© por Belén Vieparoles :: Plantilla optimizada para Mozila y Chrome :: 2012