Placeres culpables en la literatura

·


Todos tenemos gustos. Algunos nos hacen sentir orgullosos, los difundimos en nuestros círculos de lectura y con cualquiera que nos pregunte, pero por otro lado existen gustos de los cuales hay que hacer varias aclaratorias. Para comenzar, cada vez que vas a admitir que te gusta esto siempre debes agregarle un "Sonará tonto pero..." o un "Es mi placer culpable". Y sí, se hablará de los placeres culpables en la literatura.

Cada quien es libre de leer lo que quiera, eso está más que claro pero también hay que admitir que algunas veces  llegamos a cuestionar nuestros propios gustos por ser vergonzosos en sí. Pero al mismo tiempo es inevitable no caer en ellos, porque te da gusto y disfrutas de su lectura. 

¿Disfrutar de ellos está mal? Para nada, por algo te entretienen y te divierten. Lo mejor es tomarse a la ligera este tópico y emplearlo para desligarse de la realidad o de las complicaciones del día a día. En lo personal, recurro a ellos cuando no quiero pensar mucho o analizar lo que leeré, también cuando necesito una distracción rápida. 

Yo tengo varios de ellos, la lista no ha hecho más que extenderse a través de los años. Lo mejor, es que creo que nunca me cansan, y puede que lo haga momentáneamente, pero luego de unos meses vuelvo a ellos. En general, se trata de ciertas situaciones dentro de varios géneros, en especial el romance. Sinceramente aquí ente nosotros todo es en el romance jaja. 

Estos son algunos de mis placeres culpables en la literatura:

La romántica histórica

Hace más de cinco años que leí Lo que el viento se llevó, y lo mucho que me gustó me sirvió para buscar historias similares. Pero en vez de enfocarme en novelas de la Guerra Civil, no, me fui a la Regencia en Inglaterra, y de allí no he podido salir. Es increíble la cantidad de libros que he leído con este tema, y lo peor es que ninguno se sale de la fórmula básica: gente con título nobiliario + protagonistas que no creen en el amor = novela que probablemente Paola lea. 

Lo peor es que ya he perdido la cuenta de todas las que he leído porque algunas son tan malas, que ni me preocupó de reseñarlas. Sin embargo, otras me llenan tanto el corazón de una manera tan ñoña que es difícil de explicar. No importa que lea la fórmula una y otra vez, siempre volveré a ella. De hecho, si me canso de alguna maratón, dejo de leer del tema por unos meses y luego pum.

Pero ¿por qué me gustan tanto? Creo que porque sé a la perfección con lo que me voy a encontrar, un amor real con un final feliz. Acá no hay espacios para horrores de gran magnitud por lo general, tampoco hay oportunidad de alguna infidelidad o esas situaciones que ponen en tela de juicio al amor. El romance es puro en su más sentido, y mi parte cursi se alimenta de este tipo de novelas.

Aunque, como en todo, las hay buenas, pasables y horrorosas. Para que una sea buena debe ser divertida y contar con protagonistas sensatos y directos. Mas otras veces ni lo uno, ni lo otro y me quedó preguntándome cuándo terminaré con este gusto.

Un excelente ejemplo es la saga Love by Number de Sarah MacLean.

Matrimonios por compromiso que terminan en amor

Si bien puede meterse en la categoría de arriba también, esto de los matrimonios por conveniencia me derrite aún más cuando se ubica en el presente. Sé que es algo vergonzoso pero eso de ver cómo dos personas que se ven obligadas a casarse van a desarrollando sentimientos uno por el otro, me trae muerta de amor.

Si se desprecian al inicio mucho mejor, mientras más culebrón sea la situación mejor, mucho mejor. 

Pero eso sí, la razón por la que se casen debe resultar creíble. Y ahora ustedes se preguntaran pero ¿quién se casa por obligación  en estos días sin ser idiota? Pues los que se casan para recibir herencias millonarias, residencias, la aceptación de la familia. Ajá, por algo el tema es sobre placeres vergonzosos.

Si también se llega a la sub trama del embarazo, nada para unir mejor a una pareja que un embarazo sorpresa. Eso sí, hay que tener cuidado con que no sea una de esas novelas que traten el tema de modo realista, que si le metemos el factor de realismo quizás nos topemos con una madre soltera. Y eso no es nada romántico, aunque sí muy realista, la verdad.

Ejemplo de esto está en El Contrato de Catherine Bybee.


Amigos de toda la vida que se han amado pero no son capaces de admitirlo

Para que una novela romántica sea placentera eso de ser directos y sinceros con los sentimientos al inicio no funciona, porque no le da tensión y buena vibra a la situación. Se debe ir poco a poco. Algo de lo que me quejo bastante es de los amores instantáneos, pero también otras veces me molesta lo lento de la situación, entonces hay que hallar el equilibrio adecuado, ni mucho, ni poco.

Algo que se logra a la perfección sin mucha explicación cuando los protas se han amado desde siempre pero no son capaces de expresar sus sentimientos. Por norma en esto, la cantidad de recuerdos significativos que guardan para conservar un amor profundo abundan.

Si tienen complejo de inferioridad y piensan que el contrario nunca se preocupará por darle algo de atención, mucho mejor de esa forma. Y ni qué hablar de los celos que sienten cuando ven a su amor con alguien más, o cómo lo ven desfilar con todo un elenco de hombres o mujeres a lo largo de los años. Perfecto, Paola fan number one. 

Amor total a quien sigue este modelo a la perfección, Frigid de Jennifer L. Armentrout.

El patito feo vuelve más buenote que nunca y trae a medio elenco loco por sus plumas

Lo gracioso de esto, es que estás situaciones rozan peligrosamente con otras situaciones que no tolero, pero aun así continuo allí. Me molesta cuando todos le prestan atención a un protagonista cuando llega delgado, hermoso y misterioso ¿qué los sentimiento no cuentan imbéciles? O ¿Es que le nacieron con la dieta y la desaparición misteriosa? 

Sin embargo, cuando todos aquellos que le despreciaron le caen encima y desean su amor o simpatía es demasiado satisfactorio. Si nuestro prota o nuestra prota los deja en su lugar, es decir, por el piso muchísimo mejor. También si rechaza al interés amoroso en sus primeras instancias, me tendrá, porque no se pasó por tanto para entregarse con facilidad, no, no.

Confieso que si la transformada tiene complejo de Mary Sue, mejor aún… 


Y eso es todo gracias a Dios. Entonces ¿cuáles son sus placeres culpables?

3 comentarios:

  1. Idò, una entrada muy valiente, siempre cuesta confesar este tipo de cosas. Por mi parte, mira que le he estado dando vueltas, pero ahora no se me ocurre nada así...
    Por otro lado, estoy totalmente en desacuerdo contigo, no me gusta nada de lo que has mencionado xD
    - Los libros de romántica histórica no me gustan porque me parece muy aburrido que siempre sea el mismo esquema y no salga anda de lo normal. "Creo que porque sé a la perfección con lo que me voy a encontrar, un amor real con un final feliz." Buah, yo me aburro mucho.
    - Lo de los matrimonios por compromiso tampoco me gusta nada porque no me lo trago de ninguna manera, es decir, ¿"justamente" el chico con el que te ves obligada a casarte es perfecto para ti? No me lo creo en absoluto, es más, me parece una burla a todas esas chicas que se ven obligadas a casarse en contra de su voluntad y que nunca encuentran el amor.
    - "Amigos de toda la vida que se han amado pero no son capaces de admitirlo". Aunque no me molesta tanto como las anteriores, tampoco me gusta encontrármelo porque es taaan previsible cómo terminará todo...

    Y lo dejo aquí.

    Saludos de una Laura que discrepa :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja es que si lo ves objetivamente estas ideas son vergonzosas y poco realistas, es por esto que son placeres culpables. Saludos Laura que discrepa jaja.

      Eliminar
  2. Hola, nueva seguidora; felicitaciones por blogs y publicaciones; aquí el último publicado por mí: https://ioamoilibrieleserietv.blogspot.it/2018/02/5-cose-che-18-5-film-poco-conosciuti.html

    si quieres, te espero como lector fijo (encuentra el blog también en Facebook y Instagram como: ioamoilibrieleserietv)

    Gracias

    ResponderEliminar

Vintage© por Belén Vieparoles :: Plantilla optimizada para Mozila y Chrome :: 2012