Leyendo algunas obras teatrales

·


No soy mucho de leer libretos teatrales precisamente por lo impersonal que me pueden resultar al estar en papel. En teatro según la dirección y la capacidad actoral de las personas en escena se muestran los sentimientos, y el mensaje que nos ofrecen. Pero todo eso falta en el papel a secas, o eso creía. Debido a una serie de tareas, tuve que leer varias obras, y puesto a que son material literario al final de cuentas pensé que reseñarlas brevemente sería una buena idea para el blog.

La aclaración principal de la entrada es que no escribiré acerca de determinado montaje, sino del guión de la pieza. Sólo eso más nada. Sin quererlo me sumergí en una serie de situaciones que se armaron en mi cabeza, los actores los escogí yo, los escenarios, la ropa. Mi imaginación voló, por eso no descartaré el seguir leyendo estos trabajos, porque me he dado cuenta de que una buena obra te puede hacer vibrar únicamente leyéndola.

*Las tres obras reseñadas son de autores venezolanos.
*Colocaré los links en pdf debido a que no están comercializados, y también para expandir el material. Se sobreentiende que no se pueden reproducir copias para su venta, y que si se llegan a representar se le debe pedir permiso al autor.

PAVLOV Dos Segundos antes del crimen - Gustavo Ott (1986)
“Pavlov, 2 segundos antes del crimen” es una especie de experimento científico donde se prueban las reacciones de los seres ante los medios de comunicación. En esta pieza el autor cuenta la historia de cómo un dudoso “maestro de cartomancia” radiofónico logra entrometerse de manera fatal en la vida de sus oyentes. En Pavlov... lo que importa realmente es el conflicto fortuito, que pudo no haberse dado nunca, entre un ser perdido, iluminado y resentido y un turbio echador de cartas radiofónico. El primero, Mauricio, carece de coartadas políticas o culturales y se limita a las religiosas, es uno de esos Mesías del subsuelo que se hacen efímeramente notorios mediante algún crimen. El echador de cartas mediático, Armando, no es un tipo satisfecho, lleva en sí su propia predisposición a la condena. Las conductas “del mal” parecen ser en esta obra nada más que un reflejo condicionado, como lo sugirió el científico que aparece como referencia. Gustavo Ott juega con el tiempo y muestra cómo sus personajes no solo son víctimas de este “maestro de la cartomancia”, sino también de su soledad, de sus anhelos, de sus complejos, de sus miedos, de sus conflictos existenciales. Buscando en los medios de comunicación un refugio que los termina convirtiendo en víctimas de una sociedad compulsiva que día a día los aniquila sin pensar en ellos. La obra muestra las consecuencias que puede acarrear el mal manejo de los medios de comunicación social.


Amanda es conductora de un popular “TalkShow” nocturno en una emisora radial. Una noche es asesinada por alguien sin identificar. La obra consiste en averiguar cuál fue la causa del asesinato. Desde su inicio la historia te atrapa por la forma en la que está contada, inicia con el asesinato y luego siguen sin orden cronológico hasta llegar a la escena final. Podemos ver en retrospectiva los móviles que podrían tener cada uno de los personajes para asesinar a Amanda.

Hay misterio, humor, drama. Una convinación de sentimientos explosivos que te mantendrán a la expectativa de lo que pasará. Es una historia algo corta, en las ficha técnica dicen que dura apróximadamente unos 60 minutos, pero esa hora está llena de cosas interesantes por doquier. Me gustaron los momentos oscuros y las crisis psicológicas de los personajes, mientras más oscuro se tornaban más enloquecida por ella me volvía.

Si algo le puedo criticar al libreto es el final. Lo comprendi pero aun así me falto más contundencia, más firmeza. Aunque en general se merece un whoa, y ese whoa se comprueba con todos los premios ganados por la misma (Premio Mejor Obra, Festival Internacional de Teatro de Liverpool, Nova Scotia, Canada 1998 Premio Mejor Obra Festival Internacional de Teatro de Karcinbarcika, Hungría 1998), y por supuesto las veces que ha sido representada alrededor del mundo.

Baño de damas - Rodolfo Santana (1986)

“Baño de damas” es un drama, son historias fuertes, profundas que relatan y recalcan los problemas sociales que estamos viviendo hoy día; tiene chispas de comedia, tiene sus momentos especiales pero básicamente es un drama”

Sí, he tenido la oportunidad de ver Baño de damas en el teatro, y no pude parar de reírme cuando la vi. Esta fue una de las primeras obras que observé, y quede maravillada con el ambiente y el respeto que el público ofreció a los actores al finalizar la presentación. Era imposible no sentir calidez en el aire, y sobretodo la suma atención que ese público ponía en cada línea. Se podía escuchar hasta la respiración de cada quien debido a lo pequeño del recinto.

Sacando mi experiencia la historia parte de la idea ¿qué tanto hacen las mujeres en el baño? ¿por qué van en grupo? ¿por qué tardan tanto? Así vemos a diez mujeres -once contando a Rolando, travesti que roba el show- entrando y saliendo de dicho baño. Entre chisme y chisme resumen sus vidas. En varios puntos las historias se entrelazan, y por supuesto mediantes sus acciones podemos ver cómo son estas mujeres.

Es increíble que una obra escrita hace casi 30 años siga estando vigente. Mi pero viene en el que tal vez resulte un poco lioso agarrar el hilo de todos los argumentos debido a sus entradas y salidas, claro que con el dinamismo de la presentación eso se olvida.

A 2.50 la Cuba libre - Ibrahim Guerra (1982)

La obra se desarrolla en un bar. A diferencia de una obra de teatro con una sala habitual donde el público y los actores están en espacios diferentes, el escenario es todo el local donde existen mesas para los comensales, en este caso, el público, las actrices desarrollan todo el drama entre el público consumidor. En las mesas están 1 botella de ron y refresco de Coca Cola, hielera y servilletas, el alcohol mezclado con el refresco hace la bebida conocida como Cubalibre y será consumida por el público en el transcurso de la obra. Toda la sala de teatro está ambientada de forma que sea un bar de Caracas también llamado «botiquín». Las actrices van recibiendo al espectador y los ubica en las diferentes mesas, para este momento ya la rockola está funcionado.


Esta obra es muy popular gracias al montaje de Lazo producciones (Mimi Lazo, actriz reconocida venezolana). A donde sea que viese cuando había una función la publicidad y buen recibimiento que tenia era asombrosa. No sé el motivo pero nunca le preste gran atención. Leyendo el escenario me resultó de lo más original e interactivo del mundo.

Seguimos la historia de cinco mujeres que trabajan en un bar. Entre palabra y palabras contarán las desgracias de sus vidas al público, que participará en la obra en algunas ocasiones. La sensación de intimidad será su fuerte.

No he visto esta obra en vivo, sólo me basaré en lo leído en el libreto. Si es así tengo la libertadad de decir que me dolieron los ojos al leerla. El lenguaje es muy vulgar, tan pobre, tan insulso. Grosería tras grosería, pero ¿y lo divertido de verdad? ¿sazón de la cuestión? Me van a perdonar, pero esto no se justifica. Una mala palabra puesta en el sitio adecuado da fuerza y emoción ¿pero que sea todo a lo que recurres para demostrar que estas mujeres son lo que son? no gracias. Tampoco llegué a entender el por qué de cada personaje.

Ahora, si las actuaciones compensan los vacíos ok. En lo general resultó una decepción total. Me esperaba más de algo tan taquillero... ja, como si no hubiese visto los libros de los mejores leídos o los hit del cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vintage© por Belén Vieparoles :: Plantilla optimizada para Mozila y Chrome :: 2012