¿Cómo leer más rápido?

·
 

Cuando tienes un montón de libros pendientes la recomendación de muchs lectores es simple, lee más rápido. Pero ¿cómo hago tal hazaña posible si soy un sencillo humano? Hasta hace poco yo no lo sabía muy bien pero gracias a WikiHow (ustedes saben de mi obsesión con WikiHow, es como el hijo consentido joven de Wikipedia) les mostraré tres métodos básicos: dejar los hábitos negativos atrás, cambiar la forma de leer y mejorar el ritmo de la lectura.

El articulo original Cómo leer más rápido fue creado por creado por Rlramier y Bridget Connolly.

Método 1 de 3: Deja atrás los hábitos negativos

1
  • Evitar escuchar las palabras en tu cabeza. Muchas personas repiten las palabras que leen, ya sea moviendo sus labios o reproduciendo las palabras mentalmente. Esto se conoce como sub-vocalización y es uno de los mayores problemas que afecta la velocidad de lectura.
  • Aunque reproducir las palabras es una forma efectiva para enseñarle a leer a los niños, no es una práctica que ayude a leer más rápido. Esto se debe a que la sub-vocalización solo te permite leer las palabras con la misma rapidez que puedes decirlas, lo cual no es muy rápido.
  • Al eliminar la sub-vocalización, puedes doblar o triplicar tu velocidad de lectura. Puedes evitar pronunciar las palabras ocupando tu boca en otra cosa, puedes mascar chicle, tararear o hacer cualquier otra cosa que te ayude. Evitar escuchar las palabras en tu cabeza a medida que lees es un poco más difícil, pero lo puedes conseguir con un poco de concentración, práctica y el arte de la plena conciencia.
2
  • Evita leer palabra por palabra. Otra práctica común que disminuye enormemente la velocidad de lectura es la práctica de leer cada palabra individual de forma separada. En lugar de eso, intenta leer en bloques.
  • Por ejemplo, los lectores sin experiencia leen la oración "el caballo está en el granero" como "el" + "caballo" + "está" + "en" + "el" + "granero", procesando así cada palabra de forma individual.
  • Sin embargo, el cerebro tiene una capacidad sorprendente para llenar los vacíos de información, por lo que puedes entrenar tu cerebro para que procese la frase "el caballo está en el granero" como una sola pieza de información que contiene las palabras claves "caballo" y "granero", el cerebro rellenará de forma automática la información faltante.
  • De esa forma, puedes obtener la misma idea de un texto leyendo solo el 50% de las palabras. Esto acelera la velocidad de lectura considerablemente.
3
  • Evita el movimiento ineficiente de los ojos. Cuando los niños aprenden a leer, se les enseña a mirar cada palabra de forma individual antes de avanzar a la próxima palabra. Sin embargo, tus ojos tienen la capacidad de tomar más de una palabra al mismo tiempo (de hecho, puedes tomar bloques de hasta cuatro o cinco palabras), por lo que es una práctica que hace del proceso de lectura mucho más eficiente.
  • Relaja tu rostro y suaviza la mirada mientras lees, esto te permite tomar bloques más grandes de texto al mismo tiempo. Intenta absorber al menos cuatro palabras al mismo tiempo, antes de mover tus ojos al próximo bloque de palabras.
  • Además de lo anterior, debes intentar utilizar la visión periférica mientras lees. Esto te permite leer hasta el final de la oración sin la necesidad de mover la vista, brindando un consiguiente ahorro de tiempo.
4

  • Elimina la regresión. La regresión es la práctica de la lectura de la misma frase o sección dos o tres veces, ya sea de forma intencional o sin intención. Obviamente, esto añade mucho tiempo innecesario a la lectura, pero no aumenta necesariamente la comprensión del material.
  • Algunas personas realizan esta práctica porque se pierden en el texto y regresan al principio de la página o párrafo para retomar la idea. Puedes evitarlo utilizando un puntero para marcar el lugar a medida que lees, ya sea con tu dedo, un lápiz o una tarjeta de índice.
  • Otros practican la regresión porque piensan que no han entendido completamente el texto la primera vez que lo leyeron. Para superarlo, tienes que asegurarte de estar realmente concentrado la primera vez que lees el texto, la lectura es una actividad dinámica, por lo que si te concentras en el material desde el principio evitas tener que leerlo de nuevo.
  • Además, tienes que decidir si la información es lo suficientemente importante para leerla de nuevo, si entendiste el concepto básico de una frase o párrafo (aunque no hayas absorbido cada palabra), entonces leerlo de nuevo es una pérdida de tiempo.
5
  • Evita las distracciones. Muchas personas leen lento simplemente porque intentan leer en un ambiente inapropiado. Si quieres leer rápido y absorber el material, necesitas eliminar las distracciones internas y externas.
  • No intentes leer en un ambiente ruidoso, con personas hablando o la televisión o la radio a todo volumen. De esa forma te distraes, lo que te fuerza a volver y releer los párrafos o utilizar la sub-vocalización con el fin de procesar lo que lees. Lee en un ambiente tranquilo y silencioso donde puedas concentrarte en la lectura, no hagas varias tareas al mismo tiempo.
  • También debes eliminar cualquier distracción interna, como pensar en los problemas del trabajo o decidir qué vas a preparar para la cena. Es difícil calmar la voz de tu mente, se necesita persistencia y concentración, pero si puedes hacerlo, vas a descubrir que puedes leer mucho más rápido.

Método 2 de 3: Cambia tu forma de leer

1
  • Revisa el material. Una de las formas más eficientes de mejorar tu velocidad de lectura es revisar el material antes de leerlo. Esto te ayuda a hacerte con una idea del texto y te permite decidir si vale la pena leerlo completo.
  • Para revisar el material, lee completo el primer párrafo, la primera oración de cada párrafo sucesivo y el último párrafo completo.
  • En medio de cada párrafo, lee los títulos, las viñetas y las palabras resaltadas. Esto no te da todos los detalles, pero te ayuda a identificar las partes más importantes del material y las partes que puedes pasar por alto.
  • Esta es una excelente técnica para textos largos, difíciles o desconocidos, para los cuales intentas obtener una compresión inicial.
2
  • Busca las palabras más importantes. Otra técnica es simplemente buscar en el material las palabras clave. De esta forma, puedes desarrollar una compresión básica del material sin desperdiciar tiempo en las cosas prescindibles.
  • Por ejemplo, en la oración "el valiente león caza sigilosamente a su presa desprevenida, el antílope", no es necesario leer cada palabra con el fin de entender el significado de la frase. Con una lectura rápida del texto puedes ver las palabras clave "león - caza - antílope", que básicamente comunican la idea principal.
  • De esta forma, puedes reducir a la mitad el tiempo que necesitas para leer el texto, sin sacrificar mucho de su significado. Es mejor utilizar esta técnica para textos simples y cortos, como revistas y artículos de periódico.
3
  • Lee la primera y última oración de cada párrafo. Si vas a leer un artículo, libro o documento, con el único propósito de espigar nueva información, entonces una técnica útil es leer la primera y última oración de cada párrafo, especialmente si reitera algo que ya sabes.
  • Muchas partes del texto pueden ser muy repetitivas y contener explicaciones extensas de un concepto simple. Si ya tienes una idea del concepto, entonces no hay necesidad de ir por todo el párrafo línea por línea.
  • Lo anterior también va para artículos de periódicos o de revistas, si solo quieres una vista previa básica de los contenidos, es increíble la cantidad de información que puedes recolectar al leer la primera y última oración de cada párrafo.
4
  • Salta las partes que ya conoces. Si quieres mejorar tu velocidad de lectura, tienes que acostumbrarte a la idea de saltar la información que ya conoces o que comprendas, ya que leer estas secciones te otorga poca información adicional.
  • Puedes decidir cuáles secciones valen la pena con una lectura rápida del texto para buscar palabras clave o leyendo la primera y la última oración de cada párrafo. Esto te da una buena idea del contenido del texto y te permite decidir si vale la pena invertir tiempo en leerlo.
  • Esto también va para las cosas que no te gustan. Si vas a leer algo como una biografía o un relato histórico, no hay problema si saltas las partes que no te interesa leer. Puede ir en contra de tu naturaleza como lector, pero te ayuda a ahorrar tiempo y a conservar el interés en lo que lees.
  • Tampoco debes sentirte mal si abandonas un libro que no estás disfrutando o del que no estás aprendiendo nada. Muchos libros están escritos de manera mediocre o no explican muy bien conceptos avanzados. Intenta leer un 10% de cualquier libro que tomes y si descubres que las cosas no funcionan, ponlo a un lado y avanza a un libro diferente. Así ahorras tiempo y es más beneficioso a largo plazo.
5
  • Retén la información más importante. Uno de los problemas más graves que las personas tienen cuando empiezan a leer más rápido es que tienen dificultad para absorber y retener la información. Aunque la mejor solución a este problema es convertirse en un lector más activo y comprometido con la lectura, también existen varias técnicas específicas que puedes probar.
  • Conecta los conceptos del libro con cosas que conoces. Conectar ideas complejas a una experiencia, recuerdo o emoción personal, te ayudará a acceder a la información con mayor facilidad. Por ejemplo, puedes conectar la palabra francesa heureux (que significa feliz) a un recuerdo alegre donde experimentes felicidad, así puedes recordar la palabra de forma fácil.
  • Resalta la información importante y escribe resúmenes. Utiliza un resaltador mientras lees (o simplemente dobla la página) para resaltar los conceptos e ideas importantes. Luego, cuando termines el libro, regresa a las secciones resaltadas y utilízalas para hacer un resumen de 200 a 300 palabras. Hacer lo anterior te proporciona una base de datos de referencias que puedes utilizar en el futuro, al mismo tiempo que te ayuda a retener las ideas.

Método 3 de 3: Mejora tu ritmo de lectura

1
  • Practica un poco todos los días. Muchas de las habilidades necesarias para mejorar la velocidad de lectura no vienen de forma natural, por lo que debes practicarlas todos los días hasta adquirir un dominio completo. Incluso 15 o 20 minutos de práctica al día pueden hacer una gran diferencia.
  • Aumentar la velocidad de lectura es un proceso que toma tiempo, ya que tienes que aprender a leer de una forma completamente nueva. Recuerda que necesitaste años para aprender a leer bien cuando eras niño, así que sé paciente y no apresures las cosas.
  • Una buena forma de seguir tu progreso es cronometrarte a diario. Busca un cronómetro y ve cuántas palabras puedes leer en un minuto. Mientras más practiques, más palabras podrás leer.
2
  • Empieza con un material sencillo. Cuando te entrenas para leer más rápido, es buena idea empezar con un material sencillo, algo que disfrutes o de lo que ganes algo substancial, hasta que tus habilidades mejoren.
  • Por ejemplo, un libro de viajes o las memorias de una figura famosa son buenas opciones. Empezar con algo muy denso (como un texto de física) te puede desanimar y hacer que todo el proceso se vea amenazante.
  • Cuando hayas mejorado tus habilidades y aprendas qué cosas debes buscar en un texto, te encontrarás mucho mejor equipado para trabajar con material más largo y complejo. En este momento, ya debes haber desarrollado una buena compresión de las técnicas que mejor se adaptan a ti y un buen entendimiento para aprender a reconocer las partes más importantes del texto.
3
  • Utiliza tu dedo o una tarjeta índice para establecer tu ritmo de lectura. Es buena idea utilizar tu dedo, un lápiz o una tarjeta de índice para marcar el lugar en la página a medida que lees. Y aunque usar un puntero impide que te pierdas y tengas que hacer regresiones, ese no es el único beneficio.
  • Al mover el puntero rápidamente a lo largo de cada línea y hacia abajo de la página, puedes definir el ritmo de lectura, ya que tus ojos se verán forzados a seguir el paso del puntero.
  • Piensa en tus ojos como un imán que se siente atraído por el puntero, a donde sea que vaya el puntero, tus ojos deberán seguirlo.
4
  • Cambia tu actitud hacia la lectura. Además de implementar técnicas específicas para mejorar tu velocidad de lectura, también es importante que revises tu actitud hacia la lectura en general.
  • En lugar de ver la lectura como una carga o algo que tienes que hacer, debes verla como una oportunidad, para entretenerte, para aprender cosas nuevas, para expandir tus horizontes, etc.
  • No importa cuál sea el tema, puede ser un libro de estadísticas o una reseña histórica de la minería en Colorado, siempre que te acerques al tema con una mentalidad abierta y la voluntad de aprender, todo el proceso será mucho más agradable y fácil de superar.

12 comentarios:

  1. Holaa! Mee encanto esta entrada! Me pareció super interesante! Muchas gracias por hacerla! Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Me gustó el articulo. Wikihow también me salva varias veces >.<
    Yo no tengo mucho problema pues leo bastante rápido O.o Siempre que leo un articulo o nota con mi hermana ella me voltea a ver y me dice ¡Qué! ¡¡¡¡¡¿Ya terminaste de leer?!!!!! y yo "Si :D" Jaja. Y la verdad no es por que me encanten los libros pues antes de ser una loca lectora siempre supe leer bastante bien en el cole >.< Pero todos estos pasos seguro funcionan bastante bien.
    Un besote ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas veces saber leer con tanta agilidad es ya algo innato en ciertas personas, supongo que lo aprovecharas muy bien. En mi caso no te sabría decir si me considero una lectora rápida.
      Abrazos :)

      Eliminar
  3. Es interesante y puede ser muy útil, cuando mi hija estudiaba hizo un curso de lectura rápida y yo con ella, me ha costado recuperar el ritmo normal, para leer libros por entretenimiento, era como salir a dar un paseo y andar con grandes zancadas. Para leer documentos o para los exámenes es estupendo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podría imaginar una mejor comparación. Pero simplemente no todos tenemos el tiempo necesario para leer los libros que te mandan en la universidad por ejemplo, para ello publique esta entrada.
      Abrazos :)

      Eliminar
  4. El texto está muy bien y es interesante. Lo que veo un poco incoherente es que nos pongas música mientras intentamos concentrarnos en poner en práctica tus consejos y leer más deprisa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que este blog no está dedicado 100% a la lectura. Es un espacio de entretenimiento para mí y las personas que me leen. En realidad hace unos meses quite la música del blog por considerarla distractora pero luego sentí que algo faltaba xD Así que si te molesta puedes darle click a la flor y se irá sin problemas, lo siento pero es un signo de mi frustración por no tener un blog de música.
      Abrazos :)

      Eliminar
  5. Mmm, no sé, yo nunca le he visto mucha utilidad a leer muy rápido, simplemente me dedico a disfrutar la lectura, no me encuentro cómoda en la necesidad de leer un libro tras otro. Si intento leer lo más rápido que puedo, lo único que conseguiré es no disfrutar del libro y que pase por mi mente sin pena ni gloria.

    Besooss!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada persona es un mundo. En mi caso depende del momento por el que esté atravesando y el tiempo que tenga a la mano. También no podemos olvidar que existen personas que leen rápido sin afectar su nivel de comprensión.

      Abrazos :D

      Eliminar
  6. Estoy de acuerdo con Rocío, si leo demasiado rápido, siento como si me saltara algo importante. Aunque quizás aplique una o dos de las técnicas porque realmente tengo una larga lista de pendientes..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es estar lo más cómodas posibles mientras leemos, es decisión de cada quien.
      Abrazos :D

      Eliminar

Vintage© por Belén Vieparoles :: Plantilla optimizada para Mozila y Chrome :: 2012