The Duff - Kody Keplinger

·
Tenía una eternidad sin leer algo nuevo (ya saben, la emoción del comienzo a clases ¡yuuuupiii!) pero decidí hacerme un tiempo para volver con las andanzas con The Duff de la joven autora Kody Keplinger. Me emocione tanto al saber su edad y que además tenía otras dos obras publicadas (Shut out y A Midsummer's Nightmare), siempre me ha gustado la gente exitosa y joven.

La blogosfera estaba literalmente en locura por este libro. Lo tachaban de maravilla, de adictivo, de estar protagonizado por una de esas protas independientes sin pelos en la lengua, que me lo leería en lo que canta un gallo. Tantas buenas criticas, lo emocionan a uno, caemos en la trampa y vamos directo a comprarlo. No quiero adelantar la reseña pero dejaré de confiar tanto en las opiniones de otros...

Sinopsis

Bianca no se considera la más guapa del instituto, pero sí demasiado lista para dejarse engañar por el atractivo y mujeriego Wesley Rush. Por eso, cuando Wesley la llama Duff -apodo que utiliza para referirse a la chica menos agraciada de un grupo de amigas-, lo último que ella espera es acabar besándose con él. Pero ha pasado y, aunque lo odia con todas sus fuerzas, el beso le gusta. Y sin apenas saber cómo, empiezan una relación secreta de amigos (o enemigos) con derecho a roce. Poco a poco, Bianca descubrirá que tienen algo en común: ambos esconden un problema familiar. Resulta, además, que él la comprende y la escucha. De pronto se da cuenta, con horror, de que tal vez haya algo más que sexo entre ellos.

En todos los grupos de amigas siempre habrá la menos agraciada y en este caso el papel le tocó a Bianca. Ella es una adolescente de 17 años que es tachada de "cínica", con pocos amigos y algo madura para su edad. Bianca piensa que es normal hasta que el chico más guapo y promiscuo (Wesley Rush) de su secundaria le dice que ella es la DUFF (la fea, gorda, amiga) de su grupo y que básicamente sólo está hablando con ella para poder ligarse a alguna de sus amigas.

La chica está consciente de que su belleza no tiene punto de comparación con las de sus amigas: la inocente/hermosa Jessica y la carismática/igual hermosa Casey. Es cuando sin querer y a pesar de una autoestima que considera suficiente y estable, empieza a tener algunos problemas con ella

La cosa empeora cuando Wesley comienza a usar el término una y otra vez, y Bianca presa de su impulsividad comete un pequeño "error" que la hace sentir liberada; y así estos dos personajes comienzan una amistad con derecho a roce.

Las primeras páginas me tenían taaan estresada. No lograba congeniarme con los personajes, y la constante repetición de la palabra "caliente", "caliente", "caliente" me hacia sentir enferma. A eso se le agregaba el ambiente tópico de secundaria estadounidense. Pero a medida que avanzaba fue como: ¡oh no está tan mal! Conocemos a fondo a Bianca (el colmo si no) que está pasando por los estragos del inminente divorcio de sus padres. Algo que logró que me deshiciese de mi predisposición de amargada hacia ella, su dolor por no poder hacer nada ante un padre que está a punto de volver a caer en el alcoholismo y una madre que va feliz de la vida, de estado en estado ¿cómo puedo actuar? ¿qué hago para que papá no llore? ¿por qué yo que tengo 17 sé la respuesta a sus problemas y ellos que son adultos no? ¿por qué siguen atrasando las cosa y son tan cobardes? Siendo sincera los hechos alrededor del divorcio de sus padres fueron mi parte favorita del libro. 

Pero esta historia no tiene como protagonistas a Bianca y a su padre, sino a Bianca y a su odiado Wesley. Wesley es taaaaaaaan estereotipado, guapo, promiscuo, elocuente y con la capacidad de lanzar respuestas hirientes y sarcásticas ante cada ataque de la chica en cuestión. No sé si estoy en lo correcto pero creo que casi no hubo interacción entre ellos...

No, no estoy loca, es sólo que, el libro se acabo y me sentí como si cuando se graduasen de la secundaria Bianca se iría a Nueva York y Wesley se volvería pre-pago... Sus encuentros/diálogos aunque muchos los consideran elocuentes y chispeantes los sentí algo vacíos, como:

- ¡Eres un imbécil! ¡te odio sólo por ser tú y lo que dicen de ti! *inserte cacheta*
- *Risa galante ante cachetada* (he inserte aquí chiste acerca de lo bueno que es en la cama o lo mucho que disfrutará estando en ella)

Obviamente no está como tal pero es el sentimiento que me dio. Wesley tiene problemas, Bianca tiene problemas, y esto aunque los unió algo, no lo hizo a un gran nivel. Técnicamente era como si Wesley fuese no más que un fantasma. De la nada se fija en Bianca, de la nada se acuesta con ella, de la nada se enamora de ella... Es increíble que diga esto pero me pareció un completo (otra vez) FANTASMA. 

La narración es sencilla, sin mucha descripción y sí, se lee rápidamente (creo que es corto). Si pudiese devolver el tiempo (aja, porque si pudiese hacerlo utilizaría mi poder para algo tan tonto) lo volviese al leer, no es que me haya decepcionado pero creo que está algo ¿sobrevalorado? tal vez, claro que es sólo mi opinión. Además, tampoco todo es tan malo porque como dije me gustó el argumento del divorcio y algunos aspectos de Bianca, como por ejemplo: su conducta hacia el amor (ella cree que este sentimiento no se da tan joven pero tampoco es tan cerrada de pensar que no existe) y hacia sus amigas (las aprecía inmensamente). 

En conclusión The Duff:

- Está llena de clichés que aunque lo sean están bien manejados de vez en cuando.
- Es una lectura sencilla sin muchas complicaciones y muy predecible.
- Puede que muchas se sientan identificadas con los problemas de autoestima de Bianca, quien al final da una buena reflexión acerca de ello.
- Bianca NO ES UNA CÍNICA (créanme que no es nada comparada con las verdaderas perras de la literatura).
- Wesley es tan nulo que ni puedo mencionar algo positivo de él.
- ¿Fui la única que pensó que la autora se parece físicamente más a Bianca que las HERMOSAS modelos de la portada?

6.9/10
Mini-Reseña

Relato de un naufrago - Gabriel García Márquez

Sinopsis

El 28 de febrero de 1955 cunde la noticia de que una tormenta en el mar Caribe ha hecho naufragar al destructor Caldas, de la marina de guerra de Colombia. La búsqueda de los náufragos se inicia de inmediato, pero al cabo de pocos días de esfuerzos inútiles los marineros perdidos son declarados oficialmente muertos. Sin embargo, una semana después aparece uno de ellos. Es Luis Alejandro Velasco, que ha permanecido diez días, sin comer ni beber, en una balsa a la deriva. El renombre inmediato rodea al náufrago, un muchacho robusto, de veinte años, "con más cara de trompetista que de héroe de la patria". El sobreviviente acude un día a la sala de redacción de El Espectador de Colombia. Propone a un joven periodista narrar la verdadera historia del naufragio, sin las deformaciones del oficialismo ni los manoseos de la propaganda. El joven periodista se llama Gabriel García Márquez. "En veinte sesiones de seis horas diarias -dice el futuro autor de Cien años de soledad- logramos reconstruir el relato compacto y verídico de sus diez días de mar. Era tan minucioso y apasionante que mi único problema literario sería conseguir que el lector lo creyera." La historia se publica en catorce días consecutivos. El éxito es fulminante. A lo largo del diálogo salen a la luz muchas verdades, y el relato de aventuras se convierte en denuncia política que agita al país, cuesta la gloria y la carrera al náufrago y condena al exilio al entonces joven periodista...
Mi abuela tiene una biblioteca llena de libros con páginas amarillentas y portadas descoloridas de ediciones de clásicos que alguna vez fueron regalados o casi con la compra de ciertos periódicos. Evidentemente no me iba a perder esta ganga y acá fue donde conseguí Relato de un naufrago por el desconocido Gabriel García ¿qué? ¿cómo es que se llama? lo siento pero es que en mi años de básica nunca me lo mencionaron en literatura y mucho menos he escuchado a aquellos que alaban su obra...

La cosa es que el libro, ni siquiera sé si es una especie de mentira catalogarlo de "libro como tal" porque su grosor es nulo y eso que la edición que tengo es digamos que compacta (a mí me parece en aspecto un folleto muy extenso). En sí, ni siquiera se pensaba que esto seria publicado alguna vez como una novela corta, porque Relato de un naufrago no era más que un reportaje periodístico publicado en el periódico colombino "El Espectador" en 1955, que luego de algunos años (1970) fue recopilado y vendido. Gabriel García Márquez cedió los derechos de autor a Luis Alejando Velasco. Sin embargo, cuando el escritor gano el Premio Nobel a la literatura (Cien años de soledad) en 1982 y su fama aumento considerablemente trayendo como consecuencia la publicación de diversas traducciones a sus obras, entre las que se encontraba esta. El naufrago demando por los derechos de autor en el extranjero, perdió la demanda y se le fueron retirados los derechos de publicación que tenía en Colombia. Murió en el 2000 (si no me equivoco) pidiendo perdón al escritor por "afectar su imagen" y en un estado de pobreza (desconozco si extrema).

Esto me desencanto tanto, es decir, en el prólogo, el escritor anuncia que cede los derechos de autor a Velasco con una casi dedicatoria digna de película (una acción merecedora de elogios hacia este señor) y luego con la demanda por la tal vez ambición de nuestro naufrago y su posterior muerte... no sé, yo ya me lo imaginaba millonario, chochito y en su hamaca. Pero supongo que esta es la índole de las historias basadas en hechos reales, no importa si hay un final feliz o triste, no lo podemos cambiar porque no hablamos de personajes ficticios sino del mundo real.

Sé que no hable en sí de la historia, pero en la sinopsis ya se dice lo justo. No es lo suficientemente extenso como para que me ponga a contar más de la cuenta sin spoliar. Y si en todo caso desean leer un verdadero análisis de la obra pasen por acá. 

8.2/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vintage© por Belén Vieparoles :: Plantilla optimizada para Mozila y Chrome :: 2012